logoLogo del sitio

Saturday 21st of October 2017

Wrapper

Feed Display

Por favor, haga el directorio de la caché escribible.

Biblia ONLINE

 

Visita la Biblia ONLINE

Aqui puedes visitar cualquier texto biblico, categorizado por libros,  capitulos y versiculos  

especial

.calidad { -webkit-transition: all 1s ease; -moz-transition: all 1s ease; -ms-transition: all 1s ease; -o-transition: all 1s ease; transition: all 1s ease; }

Bienvenidos a mi web de pruebas

 

 


feed-image Feed Entries

Bienvenido a la página principal
La misericordia
Escrito por Administrator   
Domingo 21 de Febrero de 2016 10:34

10:35:20  2016-02-21 

El sacramento de la penitencia

 

La celebración del sacramento de la Penitencia es una prioridad pastoral entre nosotros en elJubileo Extraordinario de la Misericordia. Consciente de que la penitencia y la reconciliación están en el corazón del Evangelio, de la misión de la Iglesia, y de que una buena práctica del sacramento de la Penitencia, es signo de renovación y vitalidad de nuestra existencia cristiana, me atrevo a proponer la celebración del sacramento de la Penitencia como uno de los frutos más fecundos y uno de los signos más expresivos de este Año Santo de la Misericordia, que se ha abierto con la Puerta Santa del Perdón.

Este Jubileo de la Misericordia puede ser una ocasión privilegiada para volver a proponer en la acción pastoral la belleza y la eficacia del sacramento de la Penitencia, que nos hace experimentar el gozo del amor misericordioso del Padre.

Doctrina y disciplina de la Iglesia

Una verdadera renovación de la pastoral de la Penitencia exige respetar la doctrina y la disciplina penitencial de la Iglesia prescrita en el nuevo Ritual de la Penitencia promulgado por el Papa Pablo VI después del Concilio Vaticano II. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda también la doctrina y las normas de la Iglesia (cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1480-1484). La observancia fiel de las normas de la Iglesia es signo de comunión eclesial.

Una prioridad pastoral

San Juan Pablo II, en la Carta apostólica Novo Millennio Ineunte, señalaba como una de las prioridades pastorales al comienzo del nuevo milenio, el sacramento de la Reconciliación: “Deseo pedir, además, una renovada valentía pastoral para que la pedagogía de la comunidad cristiana sepa proponer de manera convincente y eficaz la práctica del sacramento de la Reconciliación […] ¡No podemos rendirnos, queridos hermanos sacerdotes, ante las crisis contemporáneas! Los dones del Señor – y los sacramentos son de los más preciosos – vienen de Aquel que conoce bien el corazón del hombre y es el Señor de la historia” (Juan Pablo II, Carta apostólica, Novo Millennio Ineunte, 37).

Penitentes arrepentidos

Es hermoso poder confesar nuestros pecados, y sentir como un bálsamo la palabra que nos inunda de misericordia y nos vuelve a poner en camino. Sólo quien ha sentido la ternura del Padre misericordioso para con el hijo pródigo – “se le echó al cuello y lo cubrió de besos – puede transmitir a los demás el mismo calor y convertirse en testigo de la misericordia del Padre.

El Papa Francisco, siendo jesuita, antes de ser nombrado Obispo Auxiliar primero y luego Arzobispo de Buenos Aires, pasados los años en que fue Provincial de la Compañía de Jesús, dedicó un período bastante largo al ministerio de confesor. Él mismo se acerca en ocasiones a confesarse en la Basílica de San Pedro. Así le hemos visto en alguna imagen que es toda una pastoral en directo y una invitación a la práctica del sacramento de la Confesión. El mismo Papa Francisco ha acuñado esa frase tan consoladora: “El Señor no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”.

En el Miércoles de Ceniza, comienzo de la Cuaresma, escuchábamos estas palabras de San Pablo: “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios”

(2 Cor 5, 20). En este Año Santo de la Misericordia, debemos acercarnos con fe y devoción al sacramento de la Penitencia para experimentar la gracia del perdón y el don de la misericordia, y celebrar así dignamente la Pascua.

Con mi afecto y bendición,

 
Bicentenario
Escrito por Administrator   
Lunes 25 de Enero de 2016 13:22

L’anno bicentenario della fondazione dei Missionari Oblati di Maria Immacolata (1816-2016) è l’occasione propizia per rivisitare le origini e per trovare in esse l’inesauribile fonte di ispirazione, così da vivere nell’oggi il carisma dato da Dio a sant’Eugenio de Mazenod.

un anno con s eugenioIl presente sussidio vuole essere un aiuto per questo cammino. Esso propone un pensiero di meditazione per ogni giorno dell’anno, a cominciare dal 25 gennaio 2016 fino al 25 gennaio 2017.

I criteri per la scelta dei testi sono i seguenti:

  • Eventi legati alla vita di sant’Eugenio e alla fondazione della Congregazione;
  • Memoria del dies natalis di beati, servi di Dio, martiri e missionari Oblati che hanno lasciato un segno particolare nella storia della Congregazione;
  • Aspetti del carisma e della spiritualità oblata;
  • Celebrazione dei tempi liturgici, delle feste e dei santi particolarmente legati alla vita della Congregazione.

     

I giorni dell’anno sono 365 (366 nel 2016), troppo pochi per una presentazione completa del ricco patrimonio che ci hanno lasciato i nostri fratelli dalle origini a oggi. È soltanto un piccolo saggio che potrà stimolarci a ripensare la nostra vocazione e a lanciarci in avanti per proseguire, con sempre nuova freschezza, nel cammino iniziato 200 anni fa.

Grazie a p. Nino Bucca per la traduzione di numerosi testi dal francese e dall’inglese.

Con gratitudine verso quanti ci hanno preceduto, che intercedono per noi e che ci attendono alla meta finale.

Roma, 8 dicembre 2015
Fabio Ciardi, omi

- See more at: http://www.omimed.eu/2016/01/19/un-anno-con-santeugenio-libro-a-cura-di-p-fabio-ciardi/#sthash.g1B3AjXI.dpuf
 
Consecuencias
Escrito por Administrator   
Sábado 16 de Enero de 2016 16:23

Recomendamos leer El diario de Spandau de Albert Speer, en el que el autor se justifica diciendo que actuaba cumpliendo órdenes, aunque obviamente bajo los valores que le habían inculcado. Berthold Konrad Hermann Albert Speer, fue el arquitecto predilecto y ministro de armamentos y guerra de Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.
Recomendación: cuando estemos enojados, retirémonos. Mas tarde “en frío” retomemos el tema de nuestra ira. No tomemos ninguna decisión rápida, tomémonos siempre nuestro tiempo y por lo menos auto-debatamos la idea dos veces.
Mantengamos la mente equilibrada concientemente para no tomar decisiones equivocadas y no nos dejemos llevar tontamente por situaciones intempestivas que se nos presenten.
Sonriamos permanentemente, digamos siempre palabras mágicas como: buenos días, por favor, y muchas gracias.
Texto: Dhyanamurti
Edición: Vilma V.

 

 

 

 

 

Crotos (Fotografía: J. P. A.)

 
« InicioAnterior12345678SiguienteFin »

Página 3 de 8

Categorias

Articulos Varios

Archivos varios

PapaFrancisco


codigo

¡Bienvenidos al Sitio Oficial de la Administración general de los Misioneros oblatos de María Inmaculada!
Somos una comunidad religiosa católica de sacerdotes y hermanos

  • Trabajando en diferentes continentes
  • viviendo en comunidades apostólicas
  • Enseñando a los hombres quien es Jesucristo
  • dedicada a la difusión del amor de Dios en el mundo
  • a través de la vida de comunidad
  • en el servicio a los pobres
  • en colaboración con hombres y mujeres de todos los credos.

Powered by Joomla!. XHTML and CSS.

© 2017 Noticias de Varias temáticas
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.
¿Crea una web gratis, en CrearJoomla.com